12/25/18

Todavía me reconozco ante el espejo



Todavía 
me reconozco ante el espejo.
Cuando despierto 
se me olvidan los nombres.
En mis sueños aparecen visiones
que al pasar de los días 
se materializan.
A veces los espíritus 
se burlan cuando suspiro
hoy tengo la fiebre maldita 
del invierno.
Estoy envuelta por ese aire sombrío 
tan fuera de época
buscando estrellas y planetas 
en mapas astrales
mañana Anne McClane viajará conmigo 
al escenario del universo
y a su lado olvidaré la frustración 
de no haber sido lo que quise.
Ante lo irremediable 
trago mi silencio con pastillas de colores
que saltan al pentagrama 
de la Vía Láctea
cantando para que todos las escuchen.
La imagen de mi cuerpo 
baila sobre el agua
en los cables de alta tensión
las nubes donde se ocultan las auras
pero yo
poeta de coloquios mortales
estoy atrapada en los grises
su eterna melancolía.
He sido estatua cincelada 
por vidas contradictorias
dama de otro siglo 
con el misal apretado entre las manos 
pez cubierto de petróleo y plásticos mortíferos
soldado a pecho descubierto 
en incontables noches de aflicción
hasta florecilla del campo cuando era dócil 
y el amor me convertía en efímera belleza.
Anoche ladré con rabia
ahora enciendo una vela 
en el nombre de Jesús.

C. K. Aldrey 
(Perteneciente a mi poemario “Luna Roja”)
 Foto: Mi obra “Lava in the Ocean”, acrílico sobre lienzo.

1 comment:

Anonymous said...

"Anoche ladré con rabia
ahora enciendo una vela
en el nombre de Jesús."

¡Soberbio! Bella poesía.