10/20/18

Mi vacío es el pozo que tu beso llena



Hoy hago por primera vez la historia. Hace muchísimos años compuse esta cancioncilla (originalmente la nombré "Canción", ahora se lo cambié para "Cante"), acabo de reencontrarme con ella mientras organizaba mis documentos. La música es aflamencada, me la inspiró alguien que conocí por esos caminos venturosos de la vida y con quien tuve una relación fugaz pero muy apasionada, ambas éramos mochileras cuando entonces. Un tiempo después nos tropezamos en Sacromonte y entre otras cosas me dijo que a veces la cantaba en parrandas o en casa, y me la cantó mientras nos tomábamos unas copas con unos amiguetes a orillas del Beiro, tengo que agregar que tiene una voz profunda y armoniosa, andaluza hasta los tuétanos. Nunca más la vi, siempre fuímos espíritus errantes, por eso aquí he puesto de título los dos primeros versos, para ver si por una casualidad lo lee por alguno de esos recovecos del submundo cibernético y se comunica conmigo, quién sabe... a lo mejor sigue acampando en montañas y desiertos mientras toma sus infusiones disfrutando el amanecer. 


Canción

Mi vacío es el pozo
que tu beso llena
cuando tocan las guitarras
a la luna nueva.

En el agua resplandecen
las luces de mi canción
una pena siempre viva
una saga y una flor.

Dos cabezas en la orilla
una de espigas otra yerma
el sol alumbra la tuya
y a la mía las estrellas.

Mi vacío es el pozo
que tu beso llena
cuando tocan las guitarras
a la luna nueva.

Poema y foto: C. K. Aldrey
(De los 80’s)

Morirás sin haberte perdonado




“…a la hora de nuestra muerte…”

Morirás sin haberte perdonado
pero no eres el único.
Con el convencimiento
más que de hombre
de bestia imperfecta
te dirás que todo está bien
que has sido ángel donde otros
eran simples anticristos
describiendo su ego 
en eterna alabanza.
Dirás que eres inmortal
te saldrán alas blancas
volarás con las palomas
a reinos desconocidos
y le pedirás a Casandra
que te lea el destino
para indicarte la senda
donde las piedras no existen
y las nubes radioactivas
son páginas que esperan
por tus versos.
Morirás pero estarás creyendo
en el milagro de la continuidad
de la misma forma que ves
las estaciones cada año
la vuelta del terral
con el soplo ardiente de abril
los tallos siempre verdes
nutriendo de savia 
el brote primaveral.
No te perdonarás
la inconsciencia mientras mueres:
no has descubierto todavía
lo que escondes
el peso descomunal del ánima
su estallido en las sombras.


C. K. Aldrey
05-22-2013
Photo & Digital by C.K.A.

10/18/18

La burbuja




La burbuja
flota en el aire
¿quizás tiene sed
y busca la lluvia?
¿sólo quiere llegar
al cielo?

Un aguijón la persigue.
Ella logra escapar
con insólitas artimañas.

La veo ascender
cada vez más agotada
perdiendo el brillo

su aparente libertad
está controlada
por la dirección
de los vientos.

Los que viven dentro de ella…
¿por qué no la impulsan?

C.K.Aldrey
Digital by c.k.a.


10/17/18

No sabía que eras tú




No sabía que eras tú
pensaba que morías
en una de esas mazmorras
del infierno insular
te imaginaba echado por tierra
comido por las hormigas
y los cuervos sedientos.
Cuando te vi
con tus piernas vencidas
rostro de cercana muerte
le dije a Dios
que mordiera mis entrañas
le dije al tiempo que regresara
con sus memorias y olvidos
al mar que me hundiera
y nunca me salvara la tierra
le reproché a la vida
su insoportable ironía
los caminos torcidos
que conducen a la nada.
Empecé a recordar
lo que el desaliento
encerraba en un cofre
que nunca abría por miedo
a la aflicción.
Hoy
mientras pienso en ti
las aguas rojas
de la inconsciencia
envenenan
los peces.
El hombre
ya no se reconoce…
tú no estás
para sufrirlo.

C. K. Aldrey
Foto y Digital c.k.a.

10/15/18

An empty chair



An empty chair is not the same… 




...that a chair taken by Love.

Photos by C. K. Aldrey

Soñó



Soñó que su espíritu regresaba Plutón…
Foto & Digital by C. K. Aldrey

10/9/18

Regreso


Regreso y estás ahí, sin rostro.
Yo sin escamas ni armadura.

C. K. Aldrey
Foto: c.k.a.

El Mundo



El Mundo se miró al espejo y no se vio, 
de tanto mirarse sin verse había desaparecido.

C. K. Aldrey
Foto: c.k.a.


10/1/18

Abro la ventana



Abro la ventana
cierro la ventana

la abro la cierro la abro
ritual de obsesiones
cotidianas

se cuelan lagartijas
se escapa la pasión

el sin sentido se asfixia
y mueren de hastío las sombras.

Sigo con mi paso 
incontenible
envuelta en enjambres
de parábolas místicas
recuerdo a mis amigos
cuando saltaban al vacío
para cruzar el mar
donde eran atrapados
por sirenas y disparos.

De par en par
la ventana
rota vieja mutilada

de par en par
memorias estancadas
que aún respiran.

Allá afuera
el intelecto
infeliz y solitario
inmensamente cruel...

abrazado a su egolatría
muriendo como todos.

C.K.Aldrey
 Painting:

“The Lost City” by C. K. Aldrey, 2010 | Acrilyc and pigments on canvas

9/9/18

La ilusión


La ilusión es un barco lleno de esperanzas 

que cuando se aleja de la tierra naufraga... 

 

C. K. Aldrey

Photo by c.k.a.

8/25/18

No hay días iguales




No hay días

iguales a otros

hoy el viento llega del Sur

la lluvia engendra el estallido del trueno

el silencio de los hombres

se abisma en el mar

Dejo que el tiempo transcurra

sin calendarios

marcados en fechas

de nacimientos y muertes

idas y venidas

al brujo circunstancial

Comprimo la nariz

cierro la boca

bajo los párpados

siento la asfixia cotidiana

hasta que el oxigeno regresa

con su imperioso absolutismo

Esta mañana

el espectro de mi madre

le decía al árbol

ella se fatiga

vuela quién sabe a dónde

cae en picada

A veces tengo las alas inertes

me escondo en la niñez

para que el agua de los dioses

caiga sobre mi cansancio

me diga con su frescura

hoy es Viernes Santo

hoy regresan los delfines

hoy comienza la zafra

los gallos no tienen horario

cantan a cualquier hora

Siempre hay algo distinto…

la mirada huele a vacío

en el cristal nublado.



Poema y foto: C. K. Aldrey

 

8/14/18

Descansa en paz




No sé lo que dice
¿gracias? ¿me duele?
¿qué me pasa?
¡es tan pequeño!
Tiembla
maúlla
me mira con sus ojos brillosos
le acaricio la cabeza
el pecho
las patas
lo ayudo a morir.
Su último aliento
se queda en mis manos.
Hoy la muerte es jardín
lleno de piedras y orfandad
el gato envuelto en un paño blanco
que huele a misericordia
y aflicción.
Pero yo sé
que más allá
de esta realidad
a veces imposible
hay un espacio de infinito bregar
donde las almas
respiran libremente.
La ilusión es como un sueño
que navega en todas las aguas
vuela en todos los cielos.


Foto y poema C.K.A.

5/28/18

En otro tiempo yo tuve otro nombre


En otro tiempo
yo tuve otro nombre:
Betsabé
y era adúltera 
o Amapola
nombre de flor
frágil en las tempestades
prisionera en un terruño
insignificante
donde las hormigas
dormían la siesta
y las abejas descansaban
después de un largo viaje.
Me llamaba Francisco
y en las tardes
tocaba la guitarra con Garay
en los portales santiagueros
mientras Ramona
la mujer de mi vida
hacía limonada
y tarareaba nuestras canciones
con mirada de ensoñación.
Era arena
sobre la que se acostaban
los amantes
a contar las estrellas
en las noches tibias
de Joshua Park
o hierba de la estepa
en la que niños mongoles
jugaban a perseguir
el trote de potros salvajes
y después rodaban
entrelazados
hasta descubrir
el primer beso de amor.
Era tú
ella
o el otro
en ese intercambio
pujante de energías
dentro de un universo
que inmortaliza
el extraño prodigio
y nos sienta alrededor
de la hoguera sobreviviente
y nos devuelve al vacío
para que alguna vez
en otro tiempo
otras dimensiones
seamos capaces
de aceptarnos como somos
como seremos siempre…


C. K. Aldrey, de mi poemario Me llamaba Betsabé.
Photo: “Karin” by Ana María Sarlat (2015)

Había descubierto




"La insoportable levedad del ser"
-Milán Kundera-

Había descubierto
que todos eran iguales
los ojos
los brazos
las piernas
los dedos
solo cambiaban
las proyecciones
los sentidos
unos olían las flores
otros los basureros
unos caminaban
encorvados
otros erectos
unos cantaban
otros lloraban
pero en un punto X
el origen se imponía
los que lloraban cantaban
y así sucesivamente
como si las probabilidades
de trasmutación
fueran reglas cotidianas
y la balanza se inclinara
a toda hora
de acuerdo a las emociones
los pinchazos del alter ego
Darwin le había hablado
sobre la interacción humana
la evolución de las especies
pero no de cuánto duele
la insoportable
sensación del existir
si todo se mezcla
y aparecen las incógnitas
los súbitos espasmos del ser
que nos arrodillan
ante los altares
y muros disputados
a mansalva
los discursos de siempre
la poética yaciente
sobre esteras duras y frías
en calles donde el eco
se encierra a cal y canto
y el hado se cuartea como el hielo
sujeto como está
al hermoso caos del universo
que nos va aislando
con su furia desmembrada
entre los brazos
los ojos
las piernas
los dedos
y nos hace únicos
distintos pero iguales
como números que sumados
crean uno
y también se multiplican
se restan los valores 
                                    se dividen… 

C. K. Aldrey 

(De mi poemario "Me llamaba Betsabé", ICE 2013)

Photo c.k.a.