5/20/18

Alguna vez soñé con ser Stripper




I’m leaving in a spaceship 
and I don’t know when I’m back again… (Michael Jackson)



Bailaba soñaba con ser stripper
Moonwalk estremecía las paredes 
me empujaba al bullicio del mundo.    
Acróbata del pensamiento imaginaba el tiempo en do mayor
reía a los gallos que vaciaban sus cuencas
a las gallinas que me arrojaban sus plumas de oro
le guiñaba los ojos a reinas que se desvestían conmigo
para arrastrarme a la guarida de la noche.
La música mojaba mis pies
caía por el precipicio del compás inmortal.
Disfrazada de gata legendaria 
iba de una azotea a otra en la madrugada 
y subía los altavoces para cautivar murciélagos
que escondidos en los subterráneos cantaban 
batían sus alas hambrientas
I’m walking on the Moon reaching for the stars
La vida 
con su latir desesperado  
me lanzaba al escenario de teatros clandestinos 
flamencos refinados me acompañaban
en sorprendentes coreografías
luciendo con orgullo su rojo luminoso.
Como la princesa de Nubian con sus abalorios turquesa
embrujaba con las manos a cabestros y libertinas
sin importarme el murmullo suspicaz del doble rostro.
Todo era tan palpable
todo tan empírico
bailaba bailaba ¡bailabaaaaaaaa!
lo sentía en mis músculos lo sentía en mis venas
olía el resplandor de solfeos y jazmines
que llegaban con las olas del mar a mis ensueños.
Las estrellas soltaban chispas de frenesí incontenible.
La luna rozaba mis piernas
me entregaba a la noche
cada vez más desnuda.


C. K. Aldrey
Photo & Digital Art by C.K.A.

5/17/18

Pitonisa del ardid




Yo sé
por esas uñas
que apuntas 
al firmamento
salen desbrozadas
espigas exaltadas…
pitonisa del ardid
cartomántica
de ciudadela sitiada.
Lees la vida
mientras beso
el agua verdeazul
de tus ojos
me adivinas
en el arte magush
llegas tierra viva
con el soplo de Yhao Hani
a las palmas de mis manos
abiertas al sol.
Tu sortilegio
es hierba curativa
para mi desencanto
tus profecías
fuego inextinguible
en el torso de la noche…
no me preguntes
por qué soy infeliz.


C. K. Aldrey
De mi poemario "Me llamaba Betsabé".
Foto: c.k.a.

Abrázate al corazón del péndulo alma mía.





Abrázate al corazón
del péndulo    alma mía.
Síguele los pasos
al gato de lomo enrarecido
a su boca mordida 
por otro gato
en luchas de hambre
y soledad.
Marca el destino del tiempo
en calendarios
pintados de carmín
roba los besos
que nunca llegaron
a tus labios agotados
tiéndete sobre la hierba
a esperar la muerte
con los ojos fijos en el éter.
No tengas miedo    alma mía
no sientas que el abismo
es escarpado
ni lleno de espinos ponzoñosos
o papeles en blanco
que vuelan con las auras
y caen despacio
sobre las piedras del sueño.
Persígueme    alma mía
quédate en mi cuerpo
hasta que las rosas sean pálidas
y las venas estallen
hasta que el chasquido sea blando
y los gruñidos de las bestias
cedan al silencio.
Abrázate a mí
al pecho que entregué
a dioses distraídos
para que naciera el numen
de axiomas descifrables
y la magia de ecuaciones
se fundiera al torbellino
que perfora la noche.
Quédate frente de mí...
a mi lado...
como si fueras esa lámpara
que apago con la mirada
cuando se desviste
el vacío.


C. K. Aldrey
04-04-2013
Photo by C. K. Aldrey

El lenguaje interior de Carmen Karin Aldrey




                       El lenguaje interior de Carmen Karin Aldrey

                                                                       Elena Iglesias
                                                                       El Nuevo Herald
                                                                       2/24/13

     Carmen Karin Aldrey le dedica su último poemario, Noctibus (Linden Lane Press) a Novalis, uno de los poetas del romanticismo alemán del siglo 18. “Mi cita con Novalis fue mágica; existieron puntos de encuentro entre su vida y las motivaciones que me llevaron a escribir Noctibus, pero eso lo descubrí mucho después, cuando Sofía Serra Giráldez (quien estuvo a cargo de la maquetación y el diseño de esta edición) me sugirió que leyera Himnos a la noche durante el  proceso de buscarle título a mi libro. Luego me sentí sorprendida de la empatía existente entre Himnos y Noctibus”, dice la escritora, pintora, y directora de La Peregrina Magazine.
      Los textos de otros poetas y escritores alemanes de la época estuvieron presentes en sus lecturas de adolescente. Recuerda estar en el portal de su casa, en el Vedado, leyendo Las desventuras del joven Werther, de Goethe,  o las baladas de Schiller.
     La poesía de Karin ha evolucionado desde la publicación de Aceite en el verano del 2011. Ha encontrado otros lenguajes interiores, su visión ha adquirido madurez y un poco de desilusión, producto de vivencias aleccionadoras, pero su idealismo ha quedado intacto. Refleja además la nostalgia inherente al desterrado, que como esta artista cubana, ha perdido tantas cosas y a tantos seres queridos.
      Sin embargo, en uno de los textos de este sugerente libro dice: “pero en la vida/ no existen los límites/ al final bailarás una rumba/ sobre una tumba/ Y se echó a reír”; poema que escribió recordando a una sacerdotisa yoruba que le leyó el futuro cuando era muy joven. La filosofía de esta escritora es vivir “como si se fuera a morir mañana”. Se mantiene todo el tiempo con la mente ocupada, desde una posición soñadora, sintiéndose en comunicación con sus ángeles, tratando de ofrecer lo mejor de ella, aunque sea en condiciones adversas. “Y sí”, afirma, “me gusta reír, es una ofrenda de Dios”.
      El tono poético vuelve a cambiar en Por más que el hombre se arrodille: “Se asusta ante la ausencia/ de ejércitos sin banderas/ ni himnos solemnes/ sin las trincheras territoriales/ que defienden sus fronteras”. Pareciera que no tiene esperanza en que el hombre cambie o evolucione, algo que se repite en su poema Veo a los hombres… “A veces me espanto de lo que sucede en el mundo, me duelen el egoísmo, las guerras, la ausencia de educación civil, el odio racial, la carencia de sensibilidad; pero si miramos con detenimiento la Historia, entenderemos que siempre ha sido así”, se explica. Pero Karin no ha perdido la esperanza de un mundo más coherente y compasivo. Para ella, éste es solo un poema catártico, que describe una realidad cotidiana que de pronto la golpea.
     En “Un paso hacia delante/ otro hacia atrás/ eso hace la Historia”,  la poeta hace referencia a la “historia adulterada”, algo que ocurre con frecuencia. Le mortifica la manipulación de los hechos históricos sea cual sea el motivo.
    Que impresión, Esteban; el dedicado al central Preston; Del otro lado han muerto dos hombres; y Antes que tú partieron otros, son poemas que surgen por el rencuentro casual con vivencias pasadas.
     El poema a Esteban nació de una foto que encontró en internet del poeta ya fallecido Esteban Luis Cárdenas Junquera. Fueron compañeros de trabajo en la Biblioteca Nacional de Cuba y para Karin, él era un ser excepcional y un gran ser humano, tan marginado como ella en aquellos días. El poema a Preston, el central azucarero donde nació, lo escribió después de haber visto el cortometraje de Eduardo Lamora “El arte de la espera”. Y Del otro lado han muerto dos hombres fue inspirado por la extraña circunstancia en que muere en Cuba Osvaldo Payá, algo que la estremeció. Finalmente, Antes que tú…  es sobre la pérdida de seres queridos, familiares, amigos, escrito cuando ya no se puede soportar la ausencia, aunque se comprenda lo inexorable del destino.    
      Otra sorpresa que nos regala este poemario es su profundidad espiritual y filosófica, en textos como No sé si la noche; Se arrastra el tiempo; En el yo interior; Quizás yo no esté en la sombra; y en Ellos no entienden. Tienen que ver con su reafirmación espiritual más que filosófica, aunque en el indagar está reflejado el oficio ancestral del filosofar, que es parte del proceso existencial del hombre. En muchos de estos poemas Karin cuestiona, busca y expone sus incógnitas sobre la vida. La escritora lee filosofía porque le interesan los antiguos y le abre puertas para desarrollar su trabajo, incluso sus cuadros. Pero nos confiesa: “Soy muy espiritual, el centro de mi vida descansa en la reverencia al universo de Dios”.



Organizando mis archivos almacenados en la otra computadora, encontré una serie de documentos y fotos que me causaron mucha alegría, pero también nostalgia infinita y pesar. Buenos tiempos aquellos en los que existía una especie de identidad común y complicidad entrañable entre los escritores y artistas de la ciudad de Miami. Claro, el tiempo transcurre veloz, las cosas cambian, surgen nuevas propuestas, nuevos creadores, iniciativas diversas y hasta diferentes, pero por la lógica de la vida, pertenecemos a generaciones o épocas en las que nos hemos definido.
Doy gracias al cielo por haber conocido y compartido con seres tan especiales, con amigos de insuperable sensibilidad, entre ellos Elena Iglesias, que En Paz Descanse. Muchas gracias, Elena, te recordamos con mucho cariño y siempre tu memoria estará presente en nuestras vidas.

4/30/18

Martha Jane




Martha Jane
no te lo voy a negar
en una época sentí repulsión hacia ti
te imaginaba grotesca
con fuerte olor en las axilas
el sudor resbalando por tus piernas

sentía el eco de tu lenguaje sórdido
inundando las praderas
donde indios y colonos
abrían los brazos para morir

pero el tiempo
Martha Jane
ese que pone los puntos sobre las íes
el que quita las manchas
o ensombrece
me dijo esta mañana de abril
que tú
huérfana
sola en un mundo agreste
y violento
madre a los doce años
de tus hermanos
empujada por la adversidad
a los antros del submundo
nunca perdiste lo mejor de tu alma
siempre entregaste
amor del bueno

Aquí
nosotras
en el silencio de la brisa nublada
sentimos el arrullo de las palomas
entre los árboles
y vemos a lo lejos
el vuelo de las águilas

aquí
tú y yo
conversamos tranquilamente
sobre los caminos de la vida
sus recodos y manantiles
sus espinas y raíces
su increíble valor existencial
entendemos mejor que nadie
cuánta injuria se esconde
en la historia
cuántas falacias y misterios

algunos días
como éste
de revelación espiritual
donde nos rozamos el aura
y bebemos recuerdos
de pasadas aventuras
nos reconocemos
víctimas y victimarios
piezas del engranaje mágico
y a veces maldito
que en la paz despierta a la guerra

somos
sin lugar a dudas
entidades universales
rodando por el eterno espacio
maestros y discípulos
que aman con frenesí
y escarban la tierra para ocultar
o extraer los rencores

Martha Jane
existes porque la energía
es incorruptible
ya no apestas ni insultas
tu sudor sólo ha sido
una metáfora presuntuosa
mi repulsión fue injustificada

lo que sucede querida mía
es lo de siempre
el prejuicio vendó mis ojos
en el fondo
envidié tu libertad
tu amor infinito por Bill
tus pasiones

ahora te amo Martha Jane
soy libre como tú.

C. K. Aldrey

Foto: Martha Jane Canary, conocida como Calamity Jane (1852-1903) 
Internet Library

4/28/18

Disonancias eufónicas




Disonancias eufónicas
(En otras palabras: desarmonías armoniosas, una manera sana de comerse las horas con chopsticks para evitar el uso de un tirapiedras)

I

Hace dos noches
tu espectro me habló
de explosiones
que partirán en pedazos
los cristales
y quemarán los mares

hoy Mefisto
amenazó al mundo…

(March-01-2018)

II

En 4 billones de años
la Vía Láctea y Andrómeda
abrirán sus piernas
en el ritual erótico y asesino
del Universo
y se amarán por los siglos
de los siglos
hasta que la vejez y el fuego
las consuman.

Dice el espíritu de Hawking
que se convertirán
en una sola identidad
galaxia sin nombre
de extrema belleza
que bautizará algún pueblo
sobreviviente.
¡cuánta vida muriendo
y renaciendo!

III

Es la misma tarde
la brisa de siempre
el mismo sol

te has quedado vacía
y todo cambia.

IV

Vive tu sueño 
aunque te salgan escamas…
le dijo el pez a la garza.

V

Pobre destino de las piedras
en el camino sin rumbo…
cuando las tiran al agua
se rompen todos los reflejos.

VI

La desilusión fenece 
y la crueldad expira
con jazmin rice
y picadillo de soja.

VII

El amor es una flecha
y solo Guillermo Tell
puede dar en el blanco.
Mejor dicho, el amor es una manzana
que solamente la flecha de Guillermo Tell
le puede dar en el blanco.
Es decir, Guillermo Tell
se ha metido en un rollo amoroso
en el que una flecha atravesará su manzana.

VIII

Hoy he besado los lívidos labios de Lídice
sus vellos frondosos y mundanos…

IX

Morir desnudo. Morir despacio.
Morir amando. Morir sintiendo.
Por el disparo brutal y repentino
morir sin sueños.

X

Las mentiras miran
hacia algún punto enigmático
del vacío.
Las verdades borran el punto
y llenan el vacío.

XI

Reencarnación.

Hoy le clavas al toro banderillas
mañana recibes su cornada. 
Amén.

XII

Mi último amor
fue una dama
con rosas en el pelo
y un lunar en la mejilla

¡qué dulce y ardiente
su gemido!
 
XIII

Nosotros
nos llenamos la boca
de miel
y soñamos.
Ellos tienen sed
y beben sangre.

XIV

Escribiste la historia
de un cíclope con alas…
y era cierta.

XV

Lo que oculta
la otra cara de la luna
es visible para Dios…

XVI

En algún lugar
sin memoria
la gardenia
y su agonía.


XVII

Ahhh...
¡tan blanco el blanco
y tan negro el negro!


XVIII

Los niños gritaban.
El niño le pegaba a la niña.
La niña mordía al niño.


La madre reía…
reía y le cantaba al teléfono.
 

Textos y foto: C. K. Aldrey