4/23/19

Te veo como entonces





El amor declama en las memorias
¿cuánto de ti existe todavía en las baldosas de Villamanín
los molinos de la Mancha o los campos agrestes de Burgos?
Alguien me dijo que habías muerto… ¿será cierto
que ya no respira tu pelo de trigales y rebeldía?

Recuerdo el portazo del viaje 
que dejó encerradas dentro de un closet
fotografías en blanco y negro
memorias que fueron navegantes de muchos mares.
Después
            al regreso
me encontré con calles asediadas por putas rusas 
y chulos bulliciosos.
Nadie se acordaba de ti. Nunca me habían visto.
Siempre quedé a la espera de algún indicio que rompiera
el silencio de glaciar impersonal y extraño.
Ahora te veo como entonces…
en la primera nieve.

C. K. Aldrey
Foto: c.k.a.

Por más que te imagine




El muelle ha quedado vacío. Sus tablas crujen con el paso del mar.
Las olas se han repartido en aletas grises
los peces dejaron de existir.
Espero en vano.
Por más que te imagine sólo puedo recordar el beso seco de la hoja.



C. K. Aldrey
Foto: c.k.a.




4/20/19

No sé



No sé narrar historias de sábanas sin alma.


Texto y Digital: C. K. Aldrey
(Sheet image: Internet Library | 
Background painting: "Oshún in the City, by me)

Por tu mejilla



Por tu mejilla se deslizan los vidrios del miedo.

Texto y Digital: C. K. Aldrey

4/15/19

La tortuga de Poe



“Porque la tortuga tiene los pies seguros,
¿es ésta una razón para cortar las alas al águila?”
(Edgar Allan Poe) 
La tortuga de Poe habla conmigo en sueños…
¿cómo resiste su carga sobre la tierra?
Mis brazos me despiertan en la noche con su crujir de agonía
¡es todo tan físico y pasajero!
Alas nuevas
eso quiero.
Alas de águila que ignoren el declive lleno de fármacos ilusorios.
Hasta hace poco escalaba al cielo en las noches claras de Pinnacles
ahora lo impiden alas secas y cuarteadas que pretenden volar.
Los espíritus burlones se ríen de nuestros olvidos
apuran el brebaje del cinismo sin piedad.
Las neuronas perdonan
vuelan cada vez más alto.

Poema y Digital: C. K. Aldrey
(De mi poemario "Luna Roja")

3/14/19

El agua turbia



El agua turbia que a la piedra arrastra
no detiene su viaje hacia la alcantarilla
allí donde la rata perniciosa castra
corderos infelices ahogados en la arcilla. 

C. K. Aldrey

Foto: c.k.a.

La memoria histórica



La memoria histórica tiene Alzheimer.

Foto: C. K. Aldrey

1/14/19

Mi corazón va despacio




Mi corazón va despacio
y a veces se detiene
como el reloj
de un caserón embrujado.
Hace tiempo desistí
de observar la marea
cuando baja y sube
consagrarme
con los ojos cerrados
a bienestares ilusorios.
Ya no me visto de amarillo
ni le canto al recuerdo
(la desmemoria
es antídoto infalible)
no sollozo cuando entierro
imposibles.
Corrí las cortinas
y empecé a desechar
papeles inservibles
y viejas fotografías
solté las amarras
del barco sin bandera
que estuvo anclado en el mar
de una isla perdida.
Hice como si me fuera a morir
y estuvieran las ánimas
al otro lado de la puerta
ansiosas por descubrirse…
quería estar dentro de mí
esperandoesperanzada
el hechizo
inabarcable
del golpe.

C. K. Aldrey
Foto y Digital c.k.a.

12/25/18

Todavía me reconozco ante el espejo



Todavía 
me reconozco ante el espejo.
Cuando despierto 
se me olvidan los nombres.
En mis sueños aparecen visiones
que al pasar de los días 
se materializan.
A veces los espíritus 
se burlan cuando suspiro
hoy tengo la fiebre maldita 
del invierno.
Estoy envuelta por ese aire sombrío 
tan fuera de época
buscando estrellas y planetas 
en mapas astrales
mañana Anne McClane viajará conmigo 
al escenario del universo
y a su lado olvidaré la frustración 
de no haber sido lo que quise.
Ante lo irremediable 
trago mi silencio con pastillas de colores
que saltan al pentagrama 
de la Vía Láctea
cantando para que todos las escuchen.
La imagen de mi cuerpo 
baila sobre el agua
en los cables de alta tensión
las nubes donde se ocultan las auras
pero yo
poeta de coloquios mortales
estoy atrapada en los grises
su eterna melancolía.
He sido estatua cincelada 
por vidas contradictorias
dama de otro siglo 
con el misal apretado entre las manos 
pez cubierto de petróleo y plásticos mortíferos
soldado a pecho descubierto 
en incontables noches de aflicción
hasta florecilla del campo cuando era dócil 
y el amor me convertía en efímera belleza.
Anoche ladré con rabia
ahora enciendo una vela 
en el nombre de Jesús.

C. K. Aldrey 
(Perteneciente a mi poemario “Luna Roja”)
 Foto: Mi obra “Lava in the Ocean”, acrílico sobre lienzo.

12/16/18

A mi alrededor






A mi alrededor
todo tiene un por qué
suceden milagros
todos los días
las flores sobreviven
la embestida de las plagas
los gatos aprenden
a luchar y morir.

El humano 
salta las cercas de púas
le hace trampas a la vida
roba ilusiones

asesina el amor
en cualquier esquina
lo siembra
y desampara.

Hoy he visto el fantasma
de un hombre vivo
su mochila semivacía
me recordó las mentiras
que el aire almacena
en libros ilusorios

al esfumarse
le he preguntado
¿qué dice
un fantasma con miedo?

Tú ellos yo misma…
¿qué tenemos que decir?
¿Hacia dónde van las prédicas
la grandilocuente magia?
¿Es el sinsentido el sentido?
¿Lo que miro y escucho
es real?

La lluvia
ha dejado charcos
en el patio vecino
están llenos de muertos
que resucitan
los veo saliendo de la tierra
envueltos en niebla
abren los ojos
al nuevo instante
donde la verdad
no se pierde
por laberintos sórdidos 
ni calles tortuosas.
Voy a rezar
-les digo.
Voy a pedir
que no pierdan
la inocencia.
Abro la pupila
de mi frente
de par en par
como un templo
pienso que no es
demasiado tarde.
Si todo tiene un por qué 
también los milagros…


C. K. Aldrey
Foto: Santa Iglesia Catedral y Mezquita de Córdoba |  C. K. Aldrey

11/29/18

He soñado con un árbol muerto


He soñado
con un árbol muerto
miraba sus grietas
fragmentos de corteza
y hojas rancias
hormigas
subiendo y bajando
por el tronco

caían las ramas
y el estruendo
partía el silencio
con avalanchas
de premoniciones

y palabras

agradecía la sombra
que alguna vez
fue amparo
bajo el sol ardiente
imaginaba su gemido
extinguido

muero por ellos
decía
soy el pasado

y los pedazos
cortaban el aire
tenían alas
subían y subían
al éter del olvido…
estaba muerto
y volaba.

C. K. Aldrey
Photo: c.k.a.

11/28/18

Cómo la defines?



-¿Cómo la defines?
-Una soñadora que por fin ha comprendido que nada cambiará, siempre será lo mismo por los siglos de los siglos, más opaco o luminoso, pero de esencia inalterable…
-Hummmm… dime una cosa… ¿de dónde sacas todas esas ideas?
-Estudio Filosofía Espacial en la Universidad de Brújula, Constelación de Felis…

Foto, Digital y texto: C. K. A.

El banquete que nos define



"El banquete que nos define se llena de moscas 
que gustan del hedor y la blandura rancia."


(De mi poemario Luna Roja)
Digital: c.k.a
Photo: Internet Library

Qué sensación tan extraña


Qué sensación tan extraña... me he quitado la ropa y sigo vestida...

C.K.A.

Si al final sientes


Si al final sientes

que perdías el tiempo

mientras ibas detrás

de Madame Butterfly

para apenas recibir

caricias distraídas…

te equivocas.

 

Cuando estabas allí

desvelando sombras

en la crudeza de los días

tu corazón se abría

a galaxias de fuego

explotaban estrellas

y sangrabas

surgían poemas que hablaban

de ciudades encantadas

se dilataban tus venas

con el canto amargo

de la decepción.

A veces

al cerrar los ojos

regresabas

al vientre de tu madre

que desde su retrato

te miraba condescendiente.

 

Todo lo que sentiste

fue tallado

en la corteza de tu cuerpo

navegó por tus células

y te empujó

a las orillas del frenesí

te hizo caudal

abriéndose paso

a través de las piedras

hasta obligarte a crecer

y desbordarte.

Morías y renacías.

 

Sólo se pierde

lo que no se ha sentido.


Texto y foto&digital:

C. K. Aldrey

12-12-2015


En la noche



En la noche recuesto la cabeza
sobre mis cenizas
de día entro en el juego absurdo
del subsistir
me dejo arrastrar por esa huella
cubierta de azules escombros
dentro de la inmensa
inconsistencia del tiempo.
Ahora
es la noche  
confidente adúltera.
Cuando grito sangro hablo
ella vuela como el mar
de casa en casa
dejándome a solas con mis miedos
aplastando mi cabeza
contra el cristal
para que vea al otro lado
los sueños
que ya no me pertenecen.
La promesa de vida eterna
se arrodilla a mis pies
dice que no existe.
Con Supertramp de fondo
me encojo igual que un feto marchito.
El claroscuro de Hollywood Hills
camina solemne entre las cruces
y los campanarios.
No es fácil morir poco a poco.
Tiemblo como una hoja en otoño
el invierno me devora
con su nostalgia pertinaz.
El cuervo en mi ventana
es manto de plumas hostiles
pedazo de tierra negra
que escarbo en mis delirios
entre lunas silenciosas
y exilio nublado.
Es viento y noche.
Afila sus garras en mi pecho
mis manos no lo espantan.

C. K. Aldrey
California, 1994

Esto no es un poema es un desborde




Esto no es un poema
es un desborde

Había una vez
un sueño
un átomo
una piedra
una caverna
una tribuna
un dinosaurio
tigres y elefantes
iletrados y científicos
colores y poesías.

Había un vez
la lluvia
el fuego
la arena
la montaña y la caverna
el templo
los dioses
las plegarias.

Había una vez
un gallo
un totem
un cacique
una monja
un guerrero
meretrices y doncellas
mártires y héroes
flechas y escudos
soles y lunas
truenos y nubes
flores y espinas

carrozas
caballos
municiones y rifles
satélites y telescopios
pólvora
cañones   
mariposas y abejas

verano
otoño
invierno
y primavera

luces
sombras
mentiras
enfados
neurosis
falsedad
inventos
apariencias
diásporas y esclavos
tristezas y alegrías
apatía
empatía
simpatía
bacterias y antibióticos
cárceles y murallas
ventanas
puertas
claraboyas
rejas

árbol
raíz
fruto
savia
ocaso
agonía
adioses
bienvenidas

versos
canciones
voces y guitarras
ecos
aplausos y censuras…

había una vez …


Texto y foto:
C. K. Aldrey, diciembre 2016