4/15/07

Tribulaciones de un italiano en Cuba


(De lo que tomando un café hablan dos ¿cordiales ene-amigos?)


Un turista, uno de los tantos que visita Cuba con frecuencia. Es italiano, cincuentón, locuaz, apasionado, aventurero e inteligente, el típico señor meridional que por su carácter posee un cierto magnetismo desenfadado y juvenil. Las dictaduras lo enervan, aunque pasa de considerarlas un impedimento cuando decide transgredir fronteras en busca de soñados paraísos. Y a él me lo encuentro, después de varios meses sin verlo, sentado en un café marbellí degustando pistachos, atado a la melancolía de un amor que dejó medio disuelto entre lágrimas de ojos leopardinos, allá en la provincia de Oriente.


-Le queda poco a ese sistema, en veinte años que estoy visitando la isla, esta fue la primera vez que sentí un ambiente extraño... se respira en el aire el final...-me dice con la mirada perdida.


-¿Qué me cuentas de la gente, cómo ves la situación en general?


-Bueno, para empezar te diré que la aparente tolerancia de hace dos o tres años atrás ya no existe, o sea, de nuevo la represión está tomando unas características impredecibles... En este viaje noté más corrupción, y te hablo del gobierno, de la policía... se habla de "la mordida" en México, pero en Cuba es a la enésima potencia... las jineteras, o prostitutas, son bestialmente chantajeadas y maltratadas, la droga y el alcoholismo superan todos los niveles, los niños en las calles no te dejan ni caminar pidiendo limosnas o lo que sea a los turistas, pero la gente ya no tiene miedo, protesta, se enfrenta a las autoridades...


-¿Tuviste algún percance desagradable?


-Dirás tú cual no tuve... pues sí, varios, uno de ellos en el aeropuerto cuando ya me iba, me hicieron abrir las maletas pues suponían que había comprado una caja de puros en el mercado negro, y yo les dije, más bien les grité, que si el gobierno se preocupara de darle comida a su pueblo, no tendría que recurrir a ese mercado ilegal, y que si lo hacía, era por hambre, por necesidad... también les dije que con ese tratamiento a los turistas, lo que estaban haciendo era espantarlos y quitarles las ganas de regresar... En un hotel en donde paré con una amiga cubana camino a Santiago de Cuba, que no era jinetera ni mucho menos, sólo una gran amiga que conocí en Italia hace unos años, la trataron como si fuera una cualquiera, y no la dejaron hospedarse conmigo... la verdad es que este tipo de cosas nunca las he visto en ninguna parte del mundo, me alucina que por el hecho de ser extranjero no pueda hacer amistad con una persona del país... existe una segregación tan denigrante como la que existía en Sudáfrica... la policía es verdaderamente grotesca y mal educada...


-¿Y a pesar de esas condiciones existentes, te sigues animando a visitar Cuba?


-Es muy fácil de explicar... tengo allí grandes amigos, y a mi futura esposa, que me necesitan y nada tienen que ver con la política del país...


-¿Estando allí no te enteraste de las detenciones a los disidentes?


-Sabes, hace años cuando pasaban este tipo de cosas, la gente ni se enteraba, y si salía a la luz pública, era con la versión oficialista, lo convertían en un show propagandístico... ahora, al irse replegando el miedo, la gente habla, se entera por los vecinos, los amigos, y no se creen esos montajes que hace el gobierno, ya nadie cree en el mito de los "agentes imperialistas", ahora saben que son disidentes, incluso se lo dije a mi novia, que si no tenía miedo que nos pillaran juntos, y ella me contestó que poco le importaba, que ella era una disidente por naturaleza, así que al parecer, esa es una palabra muy en boga en el léxico actual cubano... y por supuesto, estoy muy enterado de los encausamientos...


-¿Qué opinas de esto? ¿De los fusilamientos a los tres jóvenes?


-Pienso que es terrible, algo que no concibo... ¿cómo es posible que se envíe a la cárcel a la gente por su manera de pensar, que se fusilen por tratar de emigrar? La verdad es que cuando supe la noticia por los periódicos me quedé estupefacto... sabes, yo soy de una generación de europeos que en un momento determinado admiró la revolución cubana... para mi Fidel era un símbolo de libertad y justicia, y cuan perdido me sentí al comprobar que había sido una gran mentira... lo peor de las ilusiones ideológicas es cuando descubres hasta que punto has sido timado...


-Me cuesta entender que hayas tardado tanto en asimilarlo... recuerdo claramente como hace unos pocos años atrás me tildabas de "facha" por ser exiliada cubana...


-Bueno, reconozco que la izquierda moderada con la que simpatizaba, ha cambiado su posición frente al caso Cuba... para nosotros la educación, la salud, la cultura, eran temas resueltos por la revolución, algo que hoy por hoy sabemos no existe como lo imaginábamos... muy por el contrario, cada vez es peor... por ejemplo, para mi el turismo de salud es una falta de respeto para el pueblo, y la falta de libertades civiles... a veces me remonto a aquellos años de entusiasmo revolucionario y me dan ganas hasta de llorar... ¿por qué creímos en ello?... Imagino porque era una época de cambios en la humanidad, porque éramos jóvenes, porque estábamos hartos de la corrupción política y de los políticos, porque nacían nuevos lenguajes... lo que no sabíamos entonces era que lo "nuevo" era sólo una repetición de la Historia... o si lo sabíamos, pretendíamos ignorarlo... no a propósito, desde luego... tuvo que caer el muro para dejar de justificarlo.


-Y yo sigo siendo "facha" si esto significa estar en contra del castrismo...


-El castrismo, el fascismo, el comunismo, cualquier sistema absolutista... aunque al menos para mi ese concepto de "facha" está muy mal empleado, porque desde luego, en el caso de los exiliados cubanos no aplica en lo absoluto... así que te pido disculpas... "facha" es fascista, de fascismo, que fue un régimen implantado por Mussolini en 1922 en mi país, una dictadura nacionalista y totalitaria... más bien se puede aplicar al gobierno de Castro por sus características semejantes...


-Regresando a tu viaje... ¿cuánto cuesta el alquiler de un coche en La Habana, o por ejemplo, la entrada a un museo?


-Horrible... me costó $ 90.00 al día el alquiler de un coche pequeño, que en España hubiera sido máximo unos 29 ... me resultó curioso, porque cobran el tanque de gasolina, y te dicen que tienes que devolverlo vacío pues lo has pagado, así que si no lo consumes todo, pues prácticamente se quedan con el importe... acá te dan el tanque lleno, que está incluido en el alquiler, y lo tienes que devolver lleno... En el Museo Nacional pagué $ 10.00 por la entrada, a los cubanos les cobran 4 pesos nacionales, eso me pareció fatal, porque quiere decir que nos cobran muy por encima que a los cubanos, y además, $10.00 es caro para un Museo, en Estados Unidos pagué máximo $ 5.00, y en España también es más barato como sabrás, de $ 3.00 a $5.00... Lo mismo en las discotecas o restaurantes, todo carísimo, por eso gran parte del turismo que solía viajar allí se ha desviado a otras partes del Caribe, aparte de eso, cada vez más hay menos seguridad, y existe el temor de ser molestado por la policía por cualquier motivo insignificante... tengo una amiga de Cádiz que parece cubana físicamente, y en una discoteca se la llevaron detenida pensando que era una cubana que estaba ligándose a un extranjero... el "extranjero" en cuestión era su marido...


-Dime una cosa, Luigi... ¿si tuvieras que vivir nuevamente aquellos años de espejismos... te verías justamente en el mismo sitio? ¿O crees que pensarías y actuarías de diferente manera?


-No puedo contestar a esa pregunta... sería jugar a Houdini... pero te puedo asegurar algo: no cometería el error de llamarte "facha".


C. K. Aldrey
Marbella, 2003 (c)

No comments: