7/22/19

El animal que soy mira a las estrellas



“El hombre quiere ser pescado y pájaro…”
(Pablo Neruda)

El animal que soy mira a las estrellas.
Noches oscuras ocultan los caminos
hacen invisible el tapiz enmarañado de la tierra
esconden trampas donde se amparan los insectos.
Ese animal de hombros agotados y vieja mirada
se detiene en el silencio de la vida
a escuchar los acordes del Universo
se entrega al misterio que existe más allá de la atmósfera
cree haber perdido la timidez
hace preguntas complejas al asombro.
Sabe que alguna vez existió en una constelación lejana
que su alma aprendió a reverenciar soles a punto de morir
selvas que fueron arrasadas por el fuego.
Con tristeza melancólica ha encendido velas
por seres entrañables que dejaron de existir
y enaltecieron su conciencia.
Nunca olvidó los cuerpos que fueron apedreados
por creer en la eternidad de las pirámides
o la palabra ensangrentada de la cruz
ni por amar a escondidas el fruto ajeno
o sepultar los sueños en terrenos baldíos.
Siempre recordó las culpas creciendo en jardines espaciales
su pestilencia inmortal enmascarada con esencias antiguas
la violencia metódica que nos distingue.
Ese animal se inclina a morder la hierba
cuando se recuesta a los árboles
ávidamente escarba el suelo para desentrañar los enigmas
de siglos extraviados y criaturas extinguidas
se queda observando la magia implacable de las galaxias
la expansión acelerada que las hacen
cada vez más inaccesibles o cercanas.
Todo lo ve o lo intuye todo lo agradece
ya no le teme a la fatalidad de hechos insólitos   
sabe que siempre estará en todas partes
en el espacio tiempo y su transformación energética
la evolución de todo lo que existe
la muerte y el renacimiento.
A veces una mano azul le toca el hombro
otras se aparecen espíritus vestidos de premoniciones.
Sus padres le enseñaron que la vida es interminable
llevaban en las células la hermandad y el conocimiento ancestral
algunos de sus antepasados eran brujos y meigas
una fue quemada en la hoguera por curar las almas.
Recuerda que cuando niña
la bisabuela venía en las madrugadas del más allá
se acomodaba en su mecedora favorita a mirar el mar
despertaba a todos en la casa con el crujido leve del balanceo
hasta que su padre exorcizó todas las habitaciones   
con rezos agua bendita y cantos litúrgicos
y dejó para siempre encima del botiquín una vela
y una pequeña copa con el vino dulce que a ella le gustaba.
Su madre decía con los ojos entornados
los espíritus existen viajan por todas partes
entonces le daba el telescopio del abuelo  
le decía que observara la luna sus manchas oscuras.
Un día dijo mamá hay un barco volando
ella le contestó con ese intelecto reflexivo
que la hacía levitar mientras hablaba
está en el horizonte
es donde se une el mar con el cielo.
Ser frágil animal enamorado.
Ser irreverente animal asertivo.
Ser dócil y violento animal contradictorio.
Ir hasta el final donde el regreso espera.

C. K. Aldrey (De mi poemario "Luna Roja")
Obra: "El Trono de la Diosa", C. K. Aldrey

5/26/19

Mírame a los ojos



























  Mírame a los ojos – le decía iracundo.


  ¡Mírame a los ojos!


La niña no podía, vivía en un mundo sin pupilas.


c.k.a.

4/23/19

Te veo como entonces





El amor declama en las memorias
¿cuánto de ti existe todavía en las baldosas de Villamanín
los molinos de la Mancha o los campos agrestes de Burgos?
Alguien me dijo que habías muerto… ¿será cierto
que ya no respira tu pelo de trigales y rebeldía?

Recuerdo el portazo del viaje 
que dejó encerradas dentro de un closet
fotografías en blanco y negro
memorias que fueron navegantes de muchos mares.
Después
            al regreso
me encontré con calles asediadas por putas rusas 
y chulos bulliciosos.
Nadie se acordaba de ti. Nunca me habían visto.
Siempre quedé a la espera de algún indicio que rompiera
el silencio de glaciar impersonal y extraño.
Ahora te veo como entonces…
en la primera nieve.

C. K. Aldrey
Foto: c.k.a.

Por más que te imagine




El muelle ha quedado vacío. Sus tablas crujen con el paso del mar.
Las olas se han repartido en aletas grises
los peces dejaron de existir.
Espero en vano.
Por más que te imagine sólo puedo recordar el beso seco de la hoja.



C. K. Aldrey
Foto: c.k.a.




4/20/19

No sé



No sé narrar historias de sábanas sin alma.


Texto y Digital: C. K. Aldrey
(Sheet image: Internet Library | 
Background painting: "Oshún in the City, by me)

Por tu mejilla



Por tu mejilla se deslizan los vidrios del miedo.

Texto y Digital: C. K. Aldrey

4/15/19

La tortuga de Poe



“Porque la tortuga tiene los pies seguros,
¿es ésta una razón para cortar las alas al águila?”
(Edgar Allan Poe) 
La tortuga de Poe habla conmigo en sueños…
¿cómo resiste su carga sobre la tierra?
Mis brazos me despiertan en la noche con su crujir de agonía
¡es todo tan físico y pasajero!
Alas nuevas
eso quiero.
Alas de águila que ignoren el declive lleno de fármacos ilusorios.
Hasta hace poco escalaba al cielo en las noches claras de Pinnacles
ahora lo impiden alas secas y cuarteadas que pretenden volar.
Los espíritus burlones se ríen de nuestros olvidos
apuran el brebaje del cinismo sin piedad.
Las neuronas perdonan
vuelan cada vez más alto.

Poema y Digital: C. K. Aldrey
(De mi poemario "Luna Roja")

3/14/19

El agua turbia



El agua turbia que a la piedra arrastra
no detiene su viaje hacia la alcantarilla
allí donde la rata perniciosa castra
corderos infelices ahogados en la arcilla. 

C. K. Aldrey

Foto: c.k.a.

La memoria histórica



La memoria histórica tiene Alzheimer.

Foto: C. K. Aldrey

1/14/19

Mi corazón va despacio




Mi corazón va despacio
y a veces se detiene
como el reloj
de un caserón embrujado.
Hace tiempo desistí
de observar la marea
cuando baja y sube
consagrarme
con los ojos cerrados
a bienestares ilusorios.
Ya no me visto de amarillo
ni le canto al recuerdo
(la desmemoria
es antídoto infalible)
no sollozo cuando entierro
imposibles.
Corrí las cortinas
y empecé a desechar
papeles inservibles
y viejas fotografías
solté las amarras
del barco sin bandera
que estuvo anclado en el mar
de una isla perdida.
Hice como si me fuera a morir
y estuvieran las ánimas
al otro lado de la puerta
ansiosas por descubrirse…
quería estar dentro de mí
esperandoesperanzada
el hechizo
inabarcable
del golpe.

C. K. Aldrey
Foto y Digital c.k.a.

12/25/18

Todavía me reconozco ante el espejo



Todavía 
me reconozco ante el espejo.
Cuando despierto 
se me olvidan los nombres.
En mis sueños aparecen visiones
que al pasar de los días 
se materializan.
A veces los espíritus 
se burlan cuando suspiro
hoy tengo la fiebre maldita 
del invierno.
Estoy envuelta por ese aire sombrío 
tan fuera de época
buscando estrellas y planetas 
en mapas astrales
mañana Anne McClane viajará conmigo 
al escenario del universo
y a su lado olvidaré la frustración 
de no haber sido lo que quise.
Ante lo irremediable 
trago mi silencio con pastillas de colores
que saltan al pentagrama 
de la Vía Láctea
cantando para que todos las escuchen.
La imagen de mi cuerpo 
baila sobre el agua
en los cables de alta tensión
las nubes donde se ocultan las auras
pero yo
poeta de coloquios mortales
estoy atrapada en los grises
su eterna melancolía.
He sido estatua cincelada 
por vidas contradictorias
dama de otro siglo 
con el misal apretado entre las manos 
pez cubierto de petróleo y plásticos mortíferos
soldado a pecho descubierto 
en incontables noches de aflicción
hasta florecilla del campo cuando era dócil 
y el amor me convertía en efímera belleza.
Anoche ladré con rabia
ahora enciendo una vela 
en el nombre de Jesús.

C. K. Aldrey 
(Perteneciente a mi poemario “Luna Roja”)
 Foto: Mi obra “Lava in the Ocean”, acrílico sobre lienzo.

12/16/18

A mi alrededor






A mi alrededor
todo tiene un por qué
suceden milagros
todos los días
las flores sobreviven
la embestida de las plagas
los gatos aprenden
a luchar y morir.

El humano 
salta las cercas de púas
le hace trampas a la vida
roba ilusiones

asesina el amor
en cualquier esquina
lo siembra
y desampara.

Hoy he visto el fantasma
de un hombre vivo
su mochila semivacía
me recordó las mentiras
que el aire almacena
en libros ilusorios

al esfumarse
le he preguntado
¿qué dice
un fantasma con miedo?

Tú ellos yo misma…
¿qué tenemos que decir?
¿Hacia dónde van las prédicas
la grandilocuente magia?
¿Es el sinsentido el sentido?
¿Lo que miro y escucho
es real?

La lluvia
ha dejado charcos
en el patio vecino
están llenos de muertos
que resucitan
los veo saliendo de la tierra
envueltos en niebla
abren los ojos
al nuevo instante
donde la verdad
no se pierde
por laberintos sórdidos 
ni calles tortuosas.
Voy a rezar
-les digo.
Voy a pedir
que no pierdan
la inocencia.
Abro la pupila
de mi frente
de par en par
como un templo
pienso que no es
demasiado tarde.
Si todo tiene un por qué 
también los milagros…


C. K. Aldrey
Foto: Santa Iglesia Catedral y Mezquita de Córdoba |  C. K. Aldrey

11/29/18

He soñado con un árbol muerto


He soñado
con un árbol muerto
miraba sus grietas
fragmentos de corteza
y hojas rancias
hormigas
subiendo y bajando
por el tronco

caían las ramas
y el estruendo
partía el silencio
con avalanchas
de premoniciones

y palabras

agradecía la sombra
que alguna vez
fue amparo
bajo el sol ardiente
imaginaba su gemido
extinguido

muero por ellos
decía
soy el pasado

y los pedazos
cortaban el aire
tenían alas
subían y subían
al éter del olvido…
estaba muerto
y volaba.

C. K. Aldrey
Photo: c.k.a.

11/28/18

Cómo la defines?



-¿Cómo la defines?
-Una soñadora que por fin ha comprendido que nada cambiará, siempre será lo mismo por los siglos de los siglos, más opaco o luminoso, pero de esencia inalterable…
-Hummmm… dime una cosa… ¿de dónde sacas todas esas ideas?
-Estudio Filosofía Espacial en la Universidad de Brújula, Constelación de Felis…

Foto, Digital y texto: C. K. A.

El banquete que nos define



"El banquete que nos define se llena de moscas 
que gustan del hedor y la blandura rancia."


(De mi poemario Luna Roja)
Digital: c.k.a
Photo: Internet Library

Qué sensación tan extraña


Qué sensación tan extraña... me he quitado la ropa y sigo vestida...

C.K.A.